humanismo

Por: Juan Felipe Combariza Vallejo | Médico internista, hematólogo.

Sea curativo o paliativo un tratamiento necesita de personal idóneo en varias áreas y enfocado en el ser humano.

La incidencia del cáncer en el mundo está cada día en aumento, y la mortalidad ha disminuido en los últimos años. En Colombia también han aumentado el número de casos nuevos, pero las muertes asociadas siguen siendo elevadas. Los servicios de salud en Latinoamérica tienen dificultades para la atención de enfermedades crónicas. El enfoque se encuentra priorizado para el manejo de patologías infecciosas o la agudización de los problemas crónicos, sin tener una mirada profunda y sensible de cuidado continuo y de largo plazo.

El propósito de la vida de un médico no se limita solamente a curar, se debe estar preparado para realizar tareas diferentes, como son aliviar, consolar, rehabilitar y educar. El proceso de curación comienza con un diagnóstico correcto y desde ahí se decide cuál es el tratamiento en el contexto individual de esa persona.

Centrarse en el paciente

Las decisiones centradas en el paciente implican una comunicación efectiva entre el personal asistencial (incluidos médicos, enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos) con el enfermo y familia acompañante. Es un reto la toma de decisiones terapéuticas de manera compartida, con base en un conocimiento claro del objetivo del tratamiento. Es muy importante que todos los actores conozcan si la intención del manejo es curativa o paliativa, los riesgos y las probabilidades de complicaciones del mismo, para así poder asumir con responsabilidad y dedicación el seguimiento de la enfermedad.

Manejo integral

Uno de los propósitos de la unidad de cancerología es la integralidad en el manejo. Se ha hecho un esfuerzo muy grande en conseguir un equipo científico con una muy alta calificación técnica y humana en todas las áreas de la atención oncológica. El poder concentrar todo este equipo en un solo sitio de atención permite tomar decisiones compartidas por grupos interdisciplinarios.

Humanización en la atención

En muchos contextos la palabra cáncer ha sido utilizada como sinónimo de muerte. Nosotros queremos que esto sea visto como una oportunidad, una ocasión para hacer un alto en el camino, replantear sus propósitos, poderse agrupar con su familia y personas más cercanas. Este proceso no es fácil y requiere de esfuerzo y dedicación compartida. Las personas no son un diagnóstico. El cáncer es una circunstancia que ocurrió en algún momento de la vida, y de alguna manera modifica la actitud personal frente a la misma. La familia, los amigos, los sueños siguen estando y superan las puertas del consultorio.