CUIDADOS DEL PACIENTE

Por: Ana Lucía Jaramillo Valencia | Enfermera grupo de dolor y cuidados paliativos, especialista en heridas y ostomías.

Es muy importante conocer los síntomas más comunes que presentan los pacientes con cáncer para poder brindarles una atención adecuada en el momento justo.

La unidad de cancerología del Hospital Pablo Tobón Uribe cuenta con un equipo multidisciplinario que busca brindar acompañamiento y soporte integral a pacientes y familiares durante su proceso de enfermedad, para que el paciente tenga calidad de vida durante esta difícil etapa.

Para lograrlo se identifican las necesidades del paciente y se trabaja con la familia y el cuidador. A través del taller “Cuidados del paciente en casa”, el cuidador entiende los principales cuidados, los síntomas que se pueden presentar en casa e identifica cuándo es necesario acudir al servicio de urgencias, o solicitar el apoyo de las enfermeras del grupo de Cuidados Paliativos.

Algunos de los síntomas que pueden presentar los pacientes y su manejo

olor: Para su manejo, el paciente puede tomar los medicamentos ordenados por el médico con la dosis indicada, frecuencia y el uso de los rescates (la dosis adicional o extra) de la medicación que se prescribe en caso de dolor severo.

Si a pesar de esto el dolor no se controla, cambia sus características, requiere mayor uso de rescates sin una causa clara, o hay pérdida de la consciencia, se debe acudir al servicio de urgencias.

Náuseas y vómito: Si se presentan, se recomienda tomar el medicamento indicado, comer en pequeñas cantidades durante el día y evitar alimentos irritantes como aliños, ají o salsas y consumir alimentos como té, jugo de manzana, galletas de soda, cereal, pan tostado o helados los cuales ayudan a disminuir las náuseas y el vómito.

Si no puede retener ningún alimento, líquido o medicamento y si hay signos asociados a la deshidratación como debilidad intensa, boca seca y ausencia de orina, debe consultar a su médico.

Diarrea: En este caso se recomienda consumir alimentos bajos en fibra tales como el pan y arroz blanco, fideos, puré de papas, pollo sin piel, pescado, plátano y guayaba y aumentar el consumo de líquidos para evitar la deshidratación. Evite ingerir lácteos, si observa que aumenta la diarrea cuando los toma. Evite el consumo de café, jugo de naranja o ciruela, té, alcohol, dulces, alimentos fritos, grasos o condimentados. Si la diarrea continúa por más de un día y hay signos de deshidratación como debilidad, boca seca, sed, ausencia de orina y las deposiciones son con sangre y se asocian con dolor abdominal y fiebre, debe consultar a su médico.

Estreñimiento: Consuma alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y cereales, tome abundante líquido, evite consumir manzana, pera, guayaba, si es posible realizar actividad física y administre laxantes indicados por el médico. Si presenta dolor abdominal, deposición con sangrado, o vómito permanente, consulte a su médico.

Mucositis: Es la inflamación de la mucosa de la boca y las encías (llagas). Si se presenta, evite alimentos ácidos, condimentados, salados o muy secos y prefiera alimentos suaves como helados, malteadas, frutas como el banano, puré de manzana, quesos frescos, flanes, pudines, gelatina, alimentos fríos o a temperatura ambiente e incremente el consumo de líquidos. Realice enjuagues con agua bicarbonatada, mínimo 4 veces al día (1 cucharada de bicarbonato + 1 litro de agua), esta mezcla dura 24 horas luego de su preparación. No utilice enjuagues bucales con alcohol o flúor, ni crema dental, use un cepillo de dientes de cerdas suaves, humedézcalo con agua bicarbonatada y realice el cepillado en forma suave después de cada comida. Retire las prótesis dentales en caso de tenerlas antes del aseo de la boca. Cuando interfiere con la alimentación y se asocia con dolor intenso o fiebre, consulte a su médico.

Otras recomendaciones

Cuidados de la piel: Mantener la integridad de la piel es algo fundamental en el cuidado del paciente para evitar la formación de úlceras, especialmente sobre zonas más prominentes que tienen mayor riesgo al permanecer por tiempo prolongado en la misma posición.

Mantener la uñas cortas y limpias, evite arrugas en las sábanas, cambie frecuentemente la ropa del paciente y la de cama para mantenerlo fresco y seco. Aplique cremas hidratantes en todo el cuerpo varias veces al día, realizando masajes en forma circular, realizar frecuentes cambios de posición, tanto para quienes permanecen acostados como sentados, mínimo cada 2 horas. Se debe evitar el uso de flotadores, ya que aumentan la presión sobre las zonas de contacto y dificultan la circulación, por ello, es deseable usar cojines o almohadas para evitar el contacto directo de pierna sobre pierna, brazos, hombros, codos, rodillas, y tobillos. Revise a diario la piel en busca de zonas enrojecidas que no desaparecen al quitar la presión. Acudir a urgencias si presenta fiebre, secreción de mal olor, sangrado o dolor.

Fatiga: La mayoría de las veces se debe a la debilidad del cuerpo por estar mucho tiempo sentado o acostado. Si se presenta son útiles ejercicios tales como movilizar los pies, las rodillas, codos y hombros varias veces al día, realizar caminatas cortas y descansar o hacer siesta. Además, puede hacer actividades que generen bienestar como leer, escuchar música o pintar.