SIQUIATRIA ALIADO IMPORTANTE

Por: Clara Cossio Uribe | Médica psiquiatra

Más allá de los especialistas en tratar enfermedades del hígado, las personas que padecen alteraciones en este órgano también requieren atención de tipo emocional y mental. Te contamos por qué

Hepatólogos, cirujanos hepatolobiliares, radiólogos intervencionistas, todos tienen una función específica en el tratamiento de enfermedades del hígado y las vías biliares, pero ¿si a ese equipo se suma un psiquiatra? Para muchos resultaría una mezcla poco común, sin embargo, su participación antes, durante y después de un trasplante o tratamiento de una enfermedad específica resulta clave. Aquí las razones.

  1. El psiquiatra puede hacer parte de una evaluación general y multidisciplinaria que determine la presencia de enfermedades mentales que alteren el curso o la evolución de un trasplante hepático. Además, en esos casos, será el encargo de definir el tratamiento que el paciente requiera.
  2. Cualquier trastorno mental, por leve que parezca, altera la evolución física del paciente, así como la estancia hospitalaria y la recuperación en general. Por esa razón, la presencia del psiquiatra se vuelve fundamental a la hora de identificar y manejar trastornos mentales frecuentes como ansiedad, depresión, insomnio, delirium, entre otros.
  3. Abuso o dependencia de alcohol en buena parte de los pacientes con alteraciones en el hígado estas dos resultan estar entre las causas más frecuentes, razones suficientes por las que el psiquiatra, en conjunto con un equipo interdisciplinario, es el especialista idóneo para abordar los trastornos por uso de sustancias. La evidencia ha demostrado que el alcohol tiene un impacto negativo sobre la enfermedad hepatobiliar y su pronóstico, por lo tanto, se deben proporcionar todos los medios necesarios para que el paciente pueda lograr abstinencia del consumo y adherirse a estilos de vida más saludables.

Para todo este acompañamiento, en nuestro Hospital, el psiquiatra hace parte de un equipo multidisciplinario: el Grupo de Enfermedad Hepática por Alcohol, cuyo propósito es brindar al paciente atención integral y continua de todos los aspectos que afecten la evolución de su enfermedad hepática.