Hígado trabajador incansable

Por: Lina marcela López G | Jefe departamento de nutrición clínica

Con más de un centenar de funciones en el organismo, el hígado cumple con actividades importantes en términos de nutrición. Toma nota.

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo y es de los más importantes por las múltiples funciones complejas que debe realizar, se conoce que tiene más de 500 y, sin duda, las que tienen que ver con la alimentación se ubican entre las más importantes.

Está claro que la nutrición y el hígado se relacionan de diferentes maneras por la forma como este órgano utiliza, produce y desecha muchos componentes relacionados con la alimentación, lo que significa que una dieta adecuada ayuda a mantener el hígado sano. Un alto porcentaje de la sangre que sale del estómago e intestino transporta nutrientes al hígado, que tiene la función de convertirlos en sustancias para que el organismo pueda hacer uso de ellas. Por su parte, si analizamos las funciones del hígado en relación con los diferentes grupos de alimentos, este órgano actúa así:

- Carbohidratos y azúcares: Además de ser almacenados en el hígado son liberados cuando las demandas de energía del cuerpo son altas, es decir, cuando hay actividad física, funciones vitales o actividad laboral, entre otras. De este modo, el hígado ayuda regular el nivel de azúcar en la sangre y a prevenir una condición llamada hipoglucemia o baja de azúcar en la sangre.

- Proteínas: Llegan al hígado en forma de aminoácidos y son liberados a los músculos como fuente de energía. A su vez, como consecuencia de la acción de las bacterias, ciertas proteínas son convertidas en amonio, un producto tóxico del cuerpo y es el hígado el encargado de destruirlo y unirlo a pequeñas moléculas para producir urea. Esta última, aparece en la sangre y es eliminada por la orina. Si el riñón no funciona bien la urea se acumula en la sangre y se eleva su concentración.

- Grasas: No pueden ser digeridas sin ayuda de la bilis producida por el hígado, que actúa como una especie de disolvente para que las grasas se conviertan en pequeñas gotas y sean absorbidas por el intestino. De igual forma la bilis es también esencial para la absorción de vitaminas que son liposolubles como la A, D, E y K.

Más funciones del hígado

- Producción de bilis, para ayudar a transportar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión.

- Resistencia a las infecciones mediante la elaboración de factores de inmunidad y eliminación de bacterias del torrente sanguíneo.

- Producción de proteínas.

- Depuración de bilirrubina, incluso, de los glóbulos rojos. Si existe una acumulación de bilirrubina, la piel y los ojos se ponen amarillos.

- Producción de colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por todo el cuerpo.

- Almacenamiento de hierro.

- Conversión del amoníaco tóxico en urea. Esta última, es uno de los productos finales del metabolismo de las proteínas y se excreta en la orina.

- Procesa las drogas y medicinas absorbidas por el sistema digestivo, permitiendo al cuerpo usarlas efectivamente para luego, eliminarlas.

- Regulación de la coagulación sanguínea.

- Convertir los alimentos ingeridos en energía para almacenar.

- Actúa como filtro para remover el alcohol y las toxinas de la sangre, convirtiéndolas en sustancias que puedan ser eliminadas del cuerpo.

- Procesa carbohidratos, proteínas, grasas y minerales para ser usados en el mantenimiento de funciones normales del cuerpo.