trabajador social soporte

Por: Dora Ángela Giraldo | Jefe Departamento de Trabajo Social.

El paciente, la familia, el entorno, la vida, todo se altera cuando falta la salud. Cambios económicos, sociales y emocionales se convierten en un torbellino, a veces, difícil de manejar. ¿La clave? Apoyarse en un profesional.

Efecto dominó. Cuando, de manera inesperada, la enfermedad aparece, todo en el entorno del paciente se modifica, para él y para su familia. Caos, desequilibrio, desorganización. Hay que abrir espacio a la enfermedad: exámenes, consultas, tratamientos, funciones físicas y laborales alteradas. La enfermedad implica cambios para toda la familia, entre otras cosas exige un cuidador principal, quien también ve relegadas sus tareas y rol dentro del grupo.

Es justo en ese momento donde surge la necesidad de un profesional que brinde soporte y acompañe el proceso de adaptación a la enfermedad y el tratamiento. Aquí el trabajador social a través de su intervención orienta a la familia en el proceso de reorganización, de continuidad a su ciclo evolutivo familiar, a la vez que apoya el tratamiento médico.

En el HPTU, el rol de este profesional se centra en intervenir las condiciones socio familiares, los recursos de la familia, evaluarlos como grupo para asumir el acompañamiento al paciente, moviliza y potencia las capacidades para hacer frente a la situación, explora recursos a nivel externo que brinden soporte, convirtiéndose en un articulador entre el Hospital, el contexto familiar y las instituciones externas de apoyo.

MÁS EQUIDAD

Desde su fundación, el departamento de trabajo social nace en el Hospital Pablo Tobón Uribe como la profesión que podía, de manera equitativa, distribuir los recursos de subsidio a los pacientes más pobres para garantizar su acceso a los servicios de salud que allí se ofrecían. Hoy está centrado en la orientación socio familiar, entendiendo a esta última como la unidad principal que soporta las condiciones del paciente, por lo tanto, debe permanecer fortalecida, educada y acompañada para facilitar los procesos de estancia hospitalaria asegurando un retorno y continuidad del tratamiento.

Trabajo social tiene especial interés por los pacientes más vulnerables que ingresan a la institución, entre ellos: indígenas, habitantes de calle, menores de edad y adultos víctimas de violencia y/ o abuso sexual, adultos mayores, personas sin identificar, pacientes con enfermedades terminales o con lesiones graves permanentes. En definitiva, los profesionales en trabajo social desarrollan un plan de acción en el que se activan los recursos de la familia, los institucionales y externos para enfrentar estas situaciones de crisis.

Equipo interdisciplinario

Con el propósito de brindar una atención más humanizada, amable y solidaria, el área de trabajo social se une a otros grupos interdisciplinarios de atención a menor en riesgo, violencia intrafamiliar y de género, pacientes con trauma raquimedular, pacientes amputados, comité de bioética, cuidados paliativos, trasplantes de médula, hígado, riñón. Además, de grupos de educación de las unidades cuidado crítico.