Estimulación nerviosa

Por: Irma Ospina G | Médica Uróloga.

Esta especialidad médica avanza al ritmo de la tecnología y ofrece, entre otros, tratamientos mínimamente invasivos y exitosos.

Desde hace varias décadas, la estimulación eléctrica de las raíces nerviosas de la columna es utilizada como tratamiento de varios problemas en urología, por esa razón, en el Hospital Pablo Tobón Uribe se dispone de dos procedimientos que utilizan esta tecnología

  1. NEUROMODULADOR DE RAÍCES SACRAS O INTERSTIM: Esta terapia que existe dese 1980, consiste en implantar un dispositivo o aparato en las raíces nerviosas de la región sacra, de manera percutánea, es decir atravesando la piel con una simple aguja. Con este procedimiento se envían impulsos eléctricos que inhiben señales anomalas, bloqueando su llegada al cerebro y de esta manera se modifica el comportamiento de la vejiga, los músculos de la vecindad y la sensibilidad al dolor de la vejiga que en algunos pacientes es una pesadilla.

¿En qué situaciones acudir a esta ayuda terapéutica? Está indicada en vejiga hiperactiva, incontinencia urinaria de urgencia, retención urinaria crónica, alteraciones del vaciado de la vejiga que no sean obstructivas, dolor pélvico crónico, incontinencia fecal y estreñimiento crónico rebelde a los tratamientos usuales.

  1. NEUROESTIMULADOR DE RAÍCES SACRAS ANTERIORES S.A.R.S.: cuando existe una lesión medular, por trauma usualmente, se pierde la conexión con la región pélvica, quedando el paciente, con una actividad caótica en el momento de orinar y defecar. Estas vejigas neurogenicas postraumáticas, pueden generan riesgo de daño renal e infecciones urinarias a repetición. Sin embargo los pacientes con lesión medular pueden tener buen control de su vejiga, con tratamientos médicos, manejo de los hábitos diarios y cateterismos vesicales intermitentes.

Existen casos en los que a pesar de todo esto, el paciente presenta infecciones urinarias a repetición, incontinencia urinaria u otras complicaciones asociadas al uso de sondas como úlceras en el pene o cálculos. En esos casos podría usarse el implante de un neuroestimulador de raíces sacras anteriores o S.A.R.S.

Este dispositivo ayuda al paciente a orinar sin usar sondas, también ayuda a regular el vaciamiento del colon y en algunos hombres puede ayudar a las erecciones. El procedimiento se realiza en el quirófano y consiste en exponer los nervios de la región sacra para posteriormente conectar unos electrodos. Estos electrodos van conectados a unos cables localizados debajo de la piel, es decir, desde la región posterior hasta un lugar en el tórax, allí a través de una antena receptora, las señales externas facilitarán el funcionamiento final del dispositivo.

Luego de este procedimiento, el paciente debe recuperarse de su cirugía. Pasados unos días se pone en funcionamiento el dispositivo externo desde una caja de control externo.

Indicaciones del S.A.R.S Debe ser usado en pacientes que...

- Hayan completado su crecimiento óseo

- Tengan una lesión medular completa que tenga más de 1 año de evolución

- Pacientes con lesión incompleta con más de 2 años de evolución

- En general, es fundamental cumplir con unos requisitos urodinámicos y clínicos, evaluados por el urólogo funcional o neurourólogo